FLEISCHMANNS

A HEBREW HAMLET IN THE CATSKILLS

Where did early 20th Century Jewish shopkeepers earn so much that they wintered in Paris’ most elegant hotel? In Fleischmanns, a summer home for wealthy German-American Jews, founded in the Western Catskills, in 1883 by Charles Fleischmann of the yeast company fame.

These wealthy summer residents drew lots of Jewish entrepreneurs, many of Hungarian origin, who set up stores, hotels, and camps to service this affluent community. Beginning in the second decade of the 20th Century Eastern European Jewish farmers, storekeepers, and summer visitors also added to the area’s population.

Did Baron Hirsch assist these farmers or contribute funds for the synagogue the Fleischmanns’ Jewish community built in 1920, Congregation B’nai Israel? The answer will have to wait until I can visit the Baron Hirsch archives in New York sometime this year. But meanwhile here is some history of this community taken from a presentation at Congregation B’nai Israel I made in July 2021 which you can watch aquí.

How did Fleischmanns become a Jewish village?  It all started with Joseph Seligmann, a Jew from Bavaria. He arrived in the US in 1837 at the age of 18.  By the late 1870s, he was a multi-millionaire, his family having made a fortune clothing the Union army.  Years later they even helped finance the Panama Canal.

In the summer of 1877, Seligmann took his family to Saratoga, NY a very fashionable resort, to stay at the Grand Union Hotel where they had stayed before.  But this time he and his family were turned away because they were “Hebrews”.  As we shall see, it could be said that this act of anti-Semitism was what caused Fleischmann’s founding. 

The Seligmann affair became a major scandal widely reported, including in the NY Times. 1. There was even a song written about it:

“The Hebrews they need not apply; the reason we do not know why; But still they do say, it’s a free country; where the Hebrews they need not apply!

Sigue leyendo
  1. New York Times, June 19, 1877, p. 1. []

Los Catskills, cultivando los Alpes judíos

Hospitalidad y pollos kosher

Granja Grossinger original en Ferndale, Biblioteca del Congreso, John Margolies, fotógrafo

En 1913, Selig y Malke Grossinger, ayudados por la Sociedad Agrícola Judía (JAS) del Fondo Baron Hirsch, compraron una granja en las montañas Catskills en Ferndale, Nueva York, 100 millas al norte de Manhattan. Comenzaron a recibir huéspedes que pagaban y que huían del calor y la humedad de la ciudad de Nueva York cada verano. 1

Los Grossinger estaban entre las cerca de dos mil familias judías inmigrantes que compraron granjas en las estribaciones de las montañas Catskills en la década de 1890 o durante las primeras décadas del siglo XX, muchas de ellas con ayuda de JAS. Al igual que estos otros agricultores, los Grossingers descubrieron que el suelo rocoso de Catskills, que les había permitido comprar la tierra a bajo precio, no respondía bien a la cosecha. 

Vista frontal de Grossingers, Liberty, NY, Biblioteca del Congreso, John Margolies, fotógrafo

Pero los huéspedes de verano que buscaban aire fresco y comida kosher eran realmente rentables. La empresa de los Grossingers se volvió extremadamente rentable, con 150,000 invitados cada año, servida en una propiedad de más de 1200 acres que contaba con su propio aeródromo y artistas tan famosos como Frank Sinatra y Jerry Lewis. Grossingers también fue el primer centro turístico del país en utilizar nieve artificial en sus pistas de esquí. Y Elizabeth Taylor y Eddie Fisher se casaron en Grossingers.

Sigue leyendo
  1. Lavender, Abraham y Steinberg, Clarence, granjeros judíos de los Catskills, En Catskills, un siglo de la experiencia judía en las montañas. Nueva York: Columbia University Press, 2002. p. 33) []

Nido de ruiseñor, una historia de verano de Catskill

Esta encantador corto historia fue ofrecido a thebaronhirschcommunity.org por la hija del autor, Nora Fischer Kisch, y la sobrina y sobrino del autor, Tamra Hope Miller y Jon Meyerson. Estamos muy agradecidos por su generosidad.

Una granja del condado de Ulster en 1922

El nido del ruiseñor tiene lugar en 1920 en una granja judía en Condado de Ulster NY, en las montañas Catskill, a 100 millas al noroeste de Manhattan. Puede leer más sobre la agricultura judía en Catskills y el apoyo del Fondo Baron Hirsch para estos esfuerzos. aquí.

Muchos granjeros judíos en Catskills, como la familia en El nido del ruiseñor, Alquilamos habitaciones para visitantes de verano de los barrios atestados de Nueva York. Estos huéspedes que pagan con frecuencia estaban en el Kuchalayn plan, cocinando sus propias comidas, ofreciendo a los agricultores un mercado listo para sus productos. Al igual que la familia Lippman - Miller, de Bielorrusia, descrita en esta historia, estos granjeros judíos a menudo obtuvieron financiamiento para comprar estas granjas Baron Hirsch Sociedad Judía Agrícola.

yon 1936 la autora y su misterioso escritor esposo, Bruno Fischer, regresó a los idílicos paisajes al norte de la ciudad de Nueva York, donde se convirtieron en fundadores de la Sociedad Cooperativa Tres Flechas , una colonia de vacaciones de 125 acres basada en ideas socialistas. Ubicado justo al sur de Catskills en Putnam Valley, Nueva York, Three Arrows es Aún en activo y Las casas están a la venta.

El nido de ruiseñor de Catskill

por Ruth Fischer
La autora, Ruth Fischer, sobre el momento en que escribió el Nightingale's Nest. (cortesía de Nora Fischer Kisch)

Nadie se preocupaba más por los animales que la abuela, si cumplían con sus simples especificaciones de dar leche o huevos. Ella toleraba a un gato para el servicio necesario, pero solo a regañadientes se le daba espacio en la casa.


Desde que tengo memoria, hubo una batalla entre mi abuela y mi abuelo debido a su afecto por un caballo. Durante el verano, cuando el caballo pastaba en los campos abiertos y no requería mayores gastos que la mano de obra, podía pasar por alto su absurda extravagancia. Pero en invierno era una historia diferente; ella haría la vida miserable para el pobre abuelo cuando llegaran las facturas de alimentación.

Sigue leyendo